miércoles, 23 de septiembre de 2020

Cadena Perpetua para violadores y asesinos de niños en Colombia


El pasado 22 de julio, el presidente Iván Duque promulgó la ley que establece la pena de Cadena Perpetua para violadores y asesinos, modificando de esta manera el artículo 34 de la Constitución política que prohibía el destierro, la prisión perpetua y la confiscación.

Aunque en Colombia ya existía la pena máxima de hasta 60 años de prisión para este tipo de hechos, lo cierto es que, debido a un sinnúmero de baches legales, en la aplicación de la condena este tiempo se reduce hasta en un 70 por ciento, con muchos beneficios para el delincuente y ninguna reparación para las víctimas y sus familias, que más bien se ven re-victimizadas con este tipo de impunidad e inoperancia de la justicia.

Por esta misma razón, varios de los detractores de la Ley afirman que el aumento de penas no es garantía para que estos crímenes dejen de suceder. Vale la pena resaltar que Colombia es uno de los países en donde más se violan niños y niñas, sólo en este año se han reportado más de 6.500 casos de abuso sexual en menores, además de otros delitos que se cometen contra esta población infantil.

La ponencia de establecer penas severas contra los delitos atroces ocurridos contra menores de 14 años fue lanzada hace más de 15 años por la ex-senadora Gilma Jiménez (qepd),iniciativa que fue ampliamente apoyada en su momento por los Niños Forjadores de Paz con la recolección de más de 10 mil firmas para la radicación del proyecto de ley en el Congreso, pero que fue rechazada en, al menos tres oportunidades. A partir de su  lamentable fallecimiento, la bandera de esta lucha quedó en manos de su hija, la hoy también Senadora de la república, Johanna Jiménez quien ha trabajado incesantemente para lograr este triunfo que hoy estamos celebrando.

Sólo falta en estos momentos que el Congreso apruebe el Acto Legislativo para la normatividad y aplicación de esta condena, trámite que no debería demorar más de 6 meses, aún con la férrea oposición de algunos sectores que no están de acuerdo con este tipo de castigos para los delincuentes sino que abogan por la utilización de medidas y programas que ayuden a la prevención de estos aberrantes crímenes. Como si fuera culpa de las víctimas que estas cosas les sucedieran.

Ante este panorama, vergonzoso por demás, los Niños Forjadores de Paz seguiremos trabajando desde el marco académico para promover y defender los Derechos de la niñez en Colombia, confiados en que el trabajo honrado de unos cuántos puede dejar huella en nuestra historia, para revertir las cifras escándalosas de crímenes contra la población infantil y la impunidad rampante producto de una justicia que hace mucho tiempo tiene una gran deuda con las víctimas.

viernes, 11 de septiembre de 2020

Colombia: La Generación de la Desesperanza


Definitivamente la amalgama cultural de nuestro país, con su pasado violento, gobiernos corruptos, la falta de presencia del estado en la mayor parte del territorio, un sistema judicial inoperante, corrupto e indolente, la falta de Institucionalidad en la que gran parte de las fuerzas sociales que deben sostener y apoyar a los ciudadanos no funcionan o han perdido la credibilidad, han sido parte de los ingredientes de este plato de violencia que se ha venido cocinando  en fuego lento durante muchos años, y que ha venido acumulando presión como una olla a punto de reventar.

El diagnóstico de lo que vemos cada día en las calles de nuestra Colombia es la cultura de la desesperanza, de un país que se deshumaniza rápidamente. Principalmente los jóvenes son el segmento más representativo de toda esta violencia, porque están creciendo en una sociedad que cada día se despierta con la noticia de un nuevo líder social asesinado, masacres y gobernantes corruptos que gozan de impunidad porque pertenecen a las fuertes estructuras del poder o ,porque simplemente saben eludir los débiles brazos de una justicia anacrónica y ajena a la realidad.

El consenso de los muchos estudios sociales realizados en distintas zonas geográficas de nuestro país indican que hemos sido testigos cómplices de la gesta y desarrollo de una generación que siente que no tiene futuro ni posibilidades de crecimiento en un país en el que nada cambia, solo el numero de pobreza, de desplazados y de muertos que siempre va en aumento.

Necesitamos realizar cambios profundos en nuestra forma de participar en el Estado, hay que erradicar la mala hierba de los sistemas de corrupción que dominan el funcionamiento de las políticas públicas del gobierno, fomentar la enseñanza de los principios democráticos para que la gente participe masivamente en las jornadas electorales con la conciencia de no perpetuar a los malignos en los puestos de gobierno.

Colombia necesita urgentemente liberar la presión contenida, perdonar y pedir perdón, reconocer y reparar a las víctimas, ya sean directas e indirectas, castigar ejemplarmente a los corruptos, ofrecer alternativas de desarrollo y participación ciudadana, y desmontar toda la estantería de mentiras que han sido el soporte de los oscuros que mueven los hilos del poder.

 

miércoles, 9 de septiembre de 2020

FOROS POR LA PAZ 2020: La Vida es Bella, con todos, entre todos y para Todos


La Organización Educativa Tenorio Herrera y los Niños Forjadores de Paz los estamos invitando a participar en este Foro acerca de la importancia de mantener la Paz Mental en tiempos de pandemia, con pensamientos positivos, resilientes, pro-activos, con el fin de contar con herramientas para superar prontamente esta situación de orden mundial.